Autor: Norberto Levinton

Editorial: Contratiempo Ediciones - Buenos Aires, Arg.

Año: 2012 1a ed

 

Sinopsis: La creación y el paso inclemente del tiempo.

Para los jesuitas el aspecto práctico y el aspecto simbólico pertenecían a una misma categoría. Hacían uso de una arquitectura llamada de composición que se fundaba sobre una concepción objetiva del mundo y de la historia, de la naturaleza y de lo clásico. Era una concepción con una base sistemática. El espacio era un dato revelado. Por eso el sistema establecido era un conjunto de afirmaciones lógicamente relacionadas entre sí y que contestaba a priori cada problema que el hombre podía plantearse frente a lo que era el mundo. Dios lo había creado con una estructura geométricamente ordenada. Sin embargo esta concepción era bastante amplia en la expresión concreta de sus principios básicos.

El estudio de los espacios y la arquitectura realizada por la Compañía de Jesús en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores revela la puesta en práctica del mencionado sistema de composición que no sólo abarcaba el diseño y la construcción de los edificios sino también la organización económica que posibilitaba el mantenimiento de los diferentes sitios. Esta arquitectura hacía uso práctico de las tipologías y con este mismo sentido de los proyectos alternativos. Un modelo se copia, se imita exactamente; un tipo, en cambio, es una idea general de la forma del edificio y permite cualquier posibilidad de variación dentro del ámbito del esquema general del mismo

 

Arquitectura de la Compañía de Jesús en Buenos Aires

$550
Arquitectura de la Compañía de Jesús en Buenos Aires $550

Autor: Norberto Levinton

Editorial: Contratiempo Ediciones - Buenos Aires, Arg.

Año: 2012 1a ed

 

Sinopsis: La creación y el paso inclemente del tiempo.

Para los jesuitas el aspecto práctico y el aspecto simbólico pertenecían a una misma categoría. Hacían uso de una arquitectura llamada de composición que se fundaba sobre una concepción objetiva del mundo y de la historia, de la naturaleza y de lo clásico. Era una concepción con una base sistemática. El espacio era un dato revelado. Por eso el sistema establecido era un conjunto de afirmaciones lógicamente relacionadas entre sí y que contestaba a priori cada problema que el hombre podía plantearse frente a lo que era el mundo. Dios lo había creado con una estructura geométricamente ordenada. Sin embargo esta concepción era bastante amplia en la expresión concreta de sus principios básicos.

El estudio de los espacios y la arquitectura realizada por la Compañía de Jesús en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores revela la puesta en práctica del mencionado sistema de composición que no sólo abarcaba el diseño y la construcción de los edificios sino también la organización económica que posibilitaba el mantenimiento de los diferentes sitios. Esta arquitectura hacía uso práctico de las tipologías y con este mismo sentido de los proyectos alternativos. Un modelo se copia, se imita exactamente; un tipo, en cambio, es una idea general de la forma del edificio y permite cualquier posibilidad de variación dentro del ámbito del esquema general del mismo