Autor: Carlos Alberto Page

Editorial: Báez Ediciones - Córdoba, Arg.

Año: 2017 1a ed

ISBN: 978-987-1498-62-8

Sinopsis:

El P. Lorenzana fue el primer ministro de la Asistencia de España que llegó al Paraguay. Allí lo esperaba el salón y quién desde la residencia Asunción lo llevó a las afueras de la ciudad en misión itinerante, teniendo el primer contacto con los guaraníes (1593). No sólo eso sino que también viajaron juntos a Villarrica, donde debe haber tenido oportunidad de ver las poblaciones de indígenas cristianos que había logrado agrupar el P. Ortega. Toda esa experiencia en cuanto al conocimiento de la lengua y costumbres guaraníes las aplicó con el tiempo, al fundar la reducción de San Ignacio Iguazú (1609), cuando ya estaba creada la Provincia Jesuítica del Paraguay.

Destacó a su vez en otras actividades, siendo rector del Colegio de Asunción y del Colegio Máximo de San Ignacio en Córdoba.

El P. Diego de Boroa, uno de los primeros y poco reconocidos historiadores de la región, profundizó su labor en el género bibliográfico, quedando la vida de Lorenzana injustamente archivada por casi cuatro siglos.

Hoy vamos a conocer esta importante obra que vuelve a revivir la historia de las misiones jesuíticas de guaraníes, exaltando a sus protagonistas directos.

 

La biografía del jesuita Marciel de Lorenzana: Precursor de las misiones del Paraguay. Escrita por el P. Diego de Boroa

$490
La biografía del jesuita Marciel de Lorenzana: Precursor de las misiones del Paraguay. Escrita por el P. Diego de Boroa $490

Autor: Carlos Alberto Page

Editorial: Báez Ediciones - Córdoba, Arg.

Año: 2017 1a ed

ISBN: 978-987-1498-62-8

Sinopsis:

El P. Lorenzana fue el primer ministro de la Asistencia de España que llegó al Paraguay. Allí lo esperaba el salón y quién desde la residencia Asunción lo llevó a las afueras de la ciudad en misión itinerante, teniendo el primer contacto con los guaraníes (1593). No sólo eso sino que también viajaron juntos a Villarrica, donde debe haber tenido oportunidad de ver las poblaciones de indígenas cristianos que había logrado agrupar el P. Ortega. Toda esa experiencia en cuanto al conocimiento de la lengua y costumbres guaraníes las aplicó con el tiempo, al fundar la reducción de San Ignacio Iguazú (1609), cuando ya estaba creada la Provincia Jesuítica del Paraguay.

Destacó a su vez en otras actividades, siendo rector del Colegio de Asunción y del Colegio Máximo de San Ignacio en Córdoba.

El P. Diego de Boroa, uno de los primeros y poco reconocidos historiadores de la región, profundizó su labor en el género bibliográfico, quedando la vida de Lorenzana injustamente archivada por casi cuatro siglos.

Hoy vamos a conocer esta importante obra que vuelve a revivir la historia de las misiones jesuíticas de guaraníes, exaltando a sus protagonistas directos.